El principio de Pareto, la regla del 80/20 – la ley de la minoría vital y el conjunto trivial. La forma de entender la ley de Pareto es que el 20% de las causas producen el 80% de las consecuencias.

El inventor de esta idea fue Wilfredo Federico Pareto, ingeniero, sociólogo, economista y filósofo italiano, que en su día descubrió que el 80% de la riqueza de un país estaba en manos del 20% de la población.


Esto le hizo pensar, y estableció esta regla que nos recuerda que no hay equilibrio entre causa y efecto. Por el contrario, suele haber muy pocas cosas que producen los mejores resultados, y son éstas, y no otras, en las que debemos centrarnos.

Imagine una empresa que ofrece dos tipos de servicios: el básico, que tiene un precio bajo, y el premium, que es ligeramente más caro. Si la empresa tiene 100 clientes, según el principio de Pareto, 20 de ellos aportan el 80% de los ingresos. Estos son los que han contratado el servicio premium y, por tanto, pagan más dinero.

Según esta Ley, una empresa debe dirigir el 80% de sus esfuerzos a cuidar de estos clientes y retenerlos. Lo habitual es ofrecer un servicio de atención igualitario; sin embargo, quienes aplican el Principio de Pareto experimentan mejoras en la gestión del tiempo, la productividad y la satisfacción del cliente.

Orígenes de la ley de Pareto

La ley de Pareto fue formulada por primera vez por el economista y sociólogo Vilfredo Pareto en su libro de 1896 Un curso de economía política.


Este principio fue el resultado de un análisis empírico de la sociedad en la que vivía Pareto. Por ejemplo, se dio cuenta de que alrededor del 80% de la tierra italiana era propiedad del 20% de la población y el 20% restante de las hectáreas estaba en manos del otro 80% de los ciudadanos.

La consecuencia de lo anterior, según Pareto, era que la gran masa de la población poseía una pequeña parte de la riqueza del país y tenía poca influencia en la política.

Después de Pareto, fue Joseph Huran quien aplicó y popularizó este principio en otros ámbitos de la economía, especialmente en la gestión de la calidad. En este sentido, podemos suponer, por ejemplo, que el 80% de los defectos se generan en el 20% de los procesos.

Juran observó que el 20% del esfuerzo, que él llamaba «unos pocos vitales», genera el 80% de los resultados. Sin embargo, advirtió que el 80% restante de los esfuerzos, que calificó de «muchos triviales», no debe ser completamente ignorado.

Ley de Pareto

La Ley de Pareto o Principio de Pareto, también conocida como la regla de Pareto 80/20 (o la regla 20/80), establece que, en general y para un gran número de fenómenos, alrededor del 80% de los efectos provienen del 20% de las causas.

Vilfredo Federico Pareto (1848-1923) fue un ingeniero, sociólogo, economista y filósofo italiano, cuyo principio o ley puede guiarnos para centrarnos en lo que realmente importa, en lo que puede darnos mayor satisfacción con menos esfuerzo, sin malgastar energía y ganas.

En el mundo empresarial, la ley de Pareto se cumple a menudo en las áreas de ventas y gastos, por ejemplo. Así, en muchos casos, se podrá comprobar cómo el 80% de las ventas de una empresa corresponden al 20% de sus clientes, o el 20% de sus productos, o el 80% de sus costes al 20% de sus proveedores.


También puede aplicarse a la logística (controlando el 20% de los productos almacenados, es posible controlar el 80% del coste de los productos almacenados) o al desarrollo de software (el 80% de los fallos de software se deben al 20% del código).

O en otros casos:

  • El 20% de los vendedores hacen el 80% de las ventas.
  • El 80% de las ventas corresponde a las ventas del 20% de los productos.
  • El 80% de los gastos de la empresa corresponden al 20% de nuestras partidas de costes.
  • El 80% de las reclamaciones de nuestros clientes corresponden al 20% de nuestros productos.
  • El 20% de nuestras campañas publicitarias llegan al 80% de nuestros nuevos clientes.
  • El 80% de las visitas orgánicas de nuestro sitio web provienen del 20% de nuestras palabras clave o keywords.
  • El 20% de nuestras campañas de banners generan el 80% de nuestro tráfico de banners.
  • El 20% de nuestros socios generará el 80% de las ventas de nuestros afiliados.

Así, la regla de Pareto puede ser muy útil para la gestión empresarial, porque al identificar el 20% de un determinado factor que produce el 80% que queremos gestionar, podemos saber dónde es más rentable poner un esfuerzo extra para conseguir el mejor resultado.

El principio de Pareto

Ley de Pareto

Pero este principio de Pareto no sólo es aplicable al ámbito económico o sociológico. De hecho, hoy voy a hablarte de algunas disciplinas empresariales en las que se puede aplicar la regla del 80/20 para eficiencia aumentar los beneficios.

El principio establece que el 20% de una acción produce el 80% de los efectos, y el otro 80% sólo produce el 20% de los efectos.

La regla del 80/20 en los negocios

  • Productividad

Para mejorar los beneficios que un empleado aporta a una empresa, o para que tú como empleado puedas conseguir los mejores resultados posibles, también se puede aplicar la regla del 80/20. De hecho, si dedicamos el 20% de nuestro tiempo a hacer el 80% menos de nuestras tareas conseguiremos muchos más beneficios y más oportunidades de conciliación.

  • Ventas

Esta teoría también se aplica al ámbito de las ventas. En marketing, el análisis de los resultados es crucial para desarrollar estrategias eficaces. Si lo hace, descubrirá que la gran mayoría de las ventas se realizan a un pequeño grupo de consumidores.


Si es así, ¿por qué no centrarse en satisfacer a estos clientes? Como puede ver, la regla del 80 20 en ventas también le ayuda en su planificación de la promoción.

Además, también es cierto que la gran mayoría de las ventas comerciales se centran en un pequeño porcentaje de productos, que es importante identificar y sobre los que podemos influir para aumentar su interés.

De 100 invitados sólo 20 asisten a la reunión, es decir, el 20% de los invitados escuchan el plan, y de este 20% sólo el 20% hace negocios, es decir, 4.

La regla del 80 20 se formuló hace casi 100 años, pero sigue siendo válida hoy en día e incluso vuelve activamente. Es aplicable a casi todos los ámbitos de la vida, no sólo en los negocios, sino también en la vida personal o en el aprendizaje, con muchas aplicaciones dependiendo de cada caso.

Ahora que ya sabe cómo aplicarlo, piense en el tiempo, el esfuerzo y el dinero que una empresa podría ahorrarse si se centrara en un pequeño foco de atención y en el interés que genera en sus clientes, o en lo productivos que serían los empleados. si dedicaran una pequeña cantidad de tiempo a conseguir los objetivos principales propuestos.

De hecho, hay muchos estudios que relacionan diversas ciencias empresariales con el principio de Pareto, a los que se puede recurrir para aplicarlos de forma más específica.

¿Qué es el sistema de Pareto 80/20?

El sistema Pareto describe la distribución desigual y el desequilibrio entre el trabajo y la productividad. Este principio es válido en muchos ámbitos diferentes.

Ejemplos:

  • Negocio: el 20% de los productos o clientes generan el 80% del volumen de ingresos.
  • Almacén: el 20% de los productos ocupa el 80% de la superficie.
  • Internet: el 80% del tráfico de datos en Internet es generado por el 20% de las páginas web.
  • Tráfico: el 80% del tráfico de la ciudad se concentra en el 20% de las calles.
  • Llamadas telefónicas: el 80% de las llamadas son al 20% de los contactos.

A pesar de todo, el principio de Pareto es más conocido por su aplicación como técnica de gestión del tiempo: con una correcta priorización, el 80% del trabajo puede hacerse en el 20% del tiempo.

¿Cómo sabemos si estamos trabajando en este 20%?

Lo más importante de la Ley de Pareto y la mejor manera de aprovecharla es centrarse y concentrarse en el 20% de las acciones y situaciones de la vida.


Sin embargo, en muchos casos no es fácil saber si realmente nos estamos centrando en ese 20%, por lo que aquí hay algunos consejos a tener en cuenta.

Si estás trabajando en tu 20%, entonces:

  • Te sientes bien porque estás haciendo lo que te gusta (o lo que siempre has querido hacer), o simplemente sabes que contribuye a tus objetivos.
  • Haces tareas en las que puedes demorarte, pero siendo tan importante, no sucede.
  • Delegas tareas que no son realmente tan importantes.

Del mismo modo, si no utilizas tu 20%, ocurrirá lo siguiente:

  • Harás lo que los demás quieren que hagas.
  • Harás cosas que no se te dan bien.
  • Harás cosas que no te gustan (por ejemplo, ir a trabajar, lo que por otra parte no contribuye a tus metas y objetivos en la vida)
  • Harás cosas que normalmente requieren mucho esfuerzo y energía por tu parte.

Con un poco de esfuerzo y la aplicación de la ley de Pareto, podemos ahorrar mucha energía física y emocional para centrarnos en los asuntos importantes que realmente enriquecen nuestra vida.

Por último, es importante recordar que la ley de Pareto también funciona en orden inverso. Al igual que el 20% de sus clientes generan el 80% de sus ingresos, el otro 80% de sus clientes sólo generará el 20% de sus ingresos.

El 20% de tus ingresos será el resultado del 80% de tus esfuerzos, por lo que es importante que te replantees cómo optimizar estas cuestiones para que tus esfuerzos se reduzcan.

El 80% de las personas te aportan el 20% de tus ingresos, así que ten cuidado de con quién te rodeas y pasa más tiempo con el 20% que realmente importa.

¿Por qué debería aplicarlo a su empresa?

Pareto sugiere prestar más atención a lo que más nos beneficia. Se trata de priorizar y trabajar pensando en los resultados.

Nos permite:

  • Gestionar mejor el tiempo: hacemos más con menos. Si dejamos de lado los asuntos triviales, tendremos más tiempo y energía para lo que realmente importa.
  • Promover el crecimiento: el tiempo liberado puede reinvertirse y utilizarse para apoyar el crecimiento y el desarrollo de la empresa.
  • Reducir el estrés o la ansiedad: tener claras las prioridades y saber a qué no hay que prestar atención hace que el trabajo sea mucho más agradable y el estrés desaparezca.
  • Aumentar la autonomía: cada tarea que realizamos tiene un fin y sabemos cuáles son los resultados, por lo que trabajamos con más autonomía y seguridad.
  • Optimizar los recursos: la ley del 80/20 tiene un impacto directo en la productividad, pero también en los recursos humanos, el dinero, la tecnología, etc.
  • Facilitar el trabajo en equipo: Dedicarse a lo que es importante significa que otros miembros del equipo pueden asumir otras tareas, aumentando su participación. Es importante aprender a delegar.

¿Cómo se aplica esto a su empresa?

El principio de Pareto o ley del 80/20 puede aplicarse en diferentes ámbitos y desde diferentes perspectivas, incluso dentro de una empresa.

Lo más importante es entender cómo funciona, para poder aplicarlo si es necesario.

He aquí algunos casos:

1. El 80% de los ingresos proviene del 20% de los clientes.

¿Qué hacer en este caso?

  • Haga una lista de todos sus clientes.
  • Analizar qué grupo genera el 80% de los ingresos .
  • Determinar qué clientes requieren más esfuerzo (de cualquier tipo) .
  • A continuación, cruce ambas columnas para ver qué clientes aportan más ingresos con menos esfuerzo. Utilice esta valiosa información para prestar más atención a este tipo de clientes.
2. El 20% de nuestras campañas publicitarias captan el 80% de los nuevos clientes.

Los periódicos y la radio solían ser los canales de publicidad más comunes; pero ahora tenemos las redes sociales, los motores de búsqueda, los medios digitales…

Podemos invertir en campañas de marketing, pero muy pocas nos ayudan realmente a atraer a nuestros clientes ideales. De nuevo, como en el caso anterior, hay que analizar qué campañas dan los mejores resultados, y promoverlas.

En definitiva, se trata de aplicar este principio a todos los ámbitos de la empresa. Recuerda que, por ejemplo:

  • El 80% de las ventas corresponde a las ventas del 20% de las mercancías.
  • El 80% de nuestros gastos corresponde al 20% de nuestras partidas de costes.
  • El 80% de las quejas de nuestros clientes corresponden al 20% de nuestros productos.

Puede que estos porcentajes no sean directamente relevantes para su negocio, pero hay una lección muy importante que aprender de este principio: priorizar siempre las tareas que aportan más valor a sus objetivos empresariales.

¿Cómo sabe si está en el 20%?

Para saber si está siguiendo la regla del 80/20, puede hacerse una serie de preguntas:

  1. ¿Priorizas las tareas más importantes que no son urgentes sobre el resto?
  2. ¿Invierte su tiempo en las tareas que aportan más valor a su empresa?
  3. ¿Delega las tareas menos importantes en otros?

Como puede ver, el principio de Pareto es una teoría muy útil para gestionar el tiempo y la energía de forma más eficaz. Se trata de conseguir el mayor impacto con el menor esfuerzo. ¿Lo conseguirás?

¿Qué significa la ley de Pareto?

Con el Principio de Pareto se trata de conseguir un alto rendimiento con el menor esfuerzo posible, de manera que no se dedique demasiado tiempo a tareas poco prioritarias: priorizando y gestionando mejor el tiempo se puede trabajar con más eficacia y centrarse en los objetivos.

Este principio puede ser muy útil en áreas con plazos estrictos, ya que ayuda a centrar el trabajo en la consecución de resultados. Suele utilizarse junto con otras técnicas de gestión del tiempo, como el método Eisenhower.

Las deficiencias y los peligros de la ley de Pareto

En relación con la ley de Pareto, se suelen cometer algunos errores típicos. Entre ellos, a menudo se malinterpreta, por ejemplo, que invirtiendo un 20% de tiempo o de mano de obra se puede obtener un 80% más de beneficios que si se hace lo mismo. Según esta idea, con un 20% de esfuerzo se puede obtener un 100% de beneficio. Pero esta interpretación es falsa, porque se suma el dos por ciento para obtener ese cien por cien, lo que corresponde a dos aspectos diferentes: trabajo y productividad no son lo mismo y no pueden calcularse juntos.

Para producir el 100% de la productividad, el esfuerzo debe ser también del 100%. Este malentendido conduce rápidamente a suposiciones demasiado optimistas sobre el esfuerzo necesario para alcanzar determinados objetivos.

Pero incluso entendiendo correctamente el principio fundamental, la conclusión de que el 80% de la productividad se consigue con un 20% de esfuerzo puede reducir erróneamente todas las tareas al 20%… sin tener en cuenta que hay muchas obligaciones que, aun sin contribuir directamente a la consecución de los objetivos, hay que cumplir. Esto podría incluir, por ejemplo, escribir y responder a los correos electrónicos.

La correspondencia digital sólo contribuye de forma secundaria al éxito de una empresa, pero sería imprudente dejar de responder a los correos electrónicos porque eso tendría consecuencias muy negativas, al igual que abandonar la contabilidad, aunque no sea beneficiosa en sí misma. Lo que se puede hacer es optimizar estas tareas necesarias pero improductivas limitando el tiempo o el esfuerzo que se les dedica.

El principio de Pareto no excluye un cierto grado de descuido que puede introducirse al subestimar la importancia de una parte importante de las tareas. Sin embargo, quienes trabajan de forma meticulosa, centrada y estructurada pueden lograr efectivamente el 80% de la productividad haciendo el 20% del trabajo.

La utilidad de la Ley de Pareto

Qué es la regla de Pareto

La regla del 80/20 es una técnica universal que ayuda a gestionar el tiempo en la vida personal, los estudios o el trabajo. Al conocer el trabajo necesario para maximizar los beneficios, se pueden priorizar mejor las tareas pendientes, por lo que el método puede ayudar a decidir qué trabajo hay que hacer primero.

El propósito de referirse a la ley de Pareto no es determinar la ley de la obligación, sino tratar de optimizar el desarrollo de ciertas actividades o procesos. Por ejemplo, permite a una empresa averiguar qué segmento de clientes crea más valor, que se supone que es el 20%. Es decir, una quinta parte de su cartera. Este grupo puede necesitar más atención por parte de la empresa que muestra la publicidad o las ofertas.

Del mismo modo, una persona puede intentar identificar qué 20% de las actividades que realiza le aportan más prosperidad. De este modo, podrá darles prioridad.

En resumen, la ley de Pareto nos insta a centrarnos en lo que es realmente importante para lograr un determinado objetivo.

¿Qué es un diagrama de Pareto?

Un diagrama de Pareto regla 80 20 es un gráfico en el que los valores están organizados, separados por barras y ordenados de mayor a menor, de izquierda a derecha respectivamente.

Este gráfico permite priorizar la toma de decisiones en la organización y determinar cuáles son los problemas más graves que deben abordarse en primer lugar.

Su objetivo es hacer visibles los problemas reales que afectan a los objetivos de la empresa y reducir sus pérdidas.

También nos permite evaluar de antemano cuáles son las necesidades del público objetivo y cómo satisfacerlas con nuestro producto o servicio, así como lograr nuestro objetivo de marketing.

Por ejemplo:

Recuerda que el diagrama de Pareto te permite priorizar tus esfuerzos y tu tiempo dirigiendo tus esfuerzos hacia el 20% de las causas que consiguen resolver el 80% de los problemas de la empresa.

Por ello, le permite ser más proactivo y eficiente, centrándose en hacer las cosas que realmente obtienen resultados.

La regla 80/20 y la ley Yerkes-Dodson

Al igual que la ley de Pareto, la ley de Yerkes-Dodson también describe la relación entre la activación o el esfuerzo y la productividad. Toma su nombre de los psicólogos Robert Yerkes y John Dodson, cuyas investigaciones llegaron a la conclusión de que la productividad aumenta con la activación, aunque sólo hasta el punto de alcanzar el mejor rendimiento. En ese punto, el vértice de la «U» invertida o curva de Yerkes-Dodson, el aumento de la presión conduce a la disminución de la productividad.

La curva de Yerkes-Dodson muestra que la productividad aumenta inicialmente como resultado de un mayor esfuerzo, pero una vez que se alcanza la máxima productividad, ésta cae como resultado de la fatiga o el estrés.

La curva de Yerkes-Dodson tiene forma de U invertida, por lo que también se la conoce con este nombre.

Si se sigue invirtiendo tiempo y dinero después de llegar a la cima, la productividad disminuye: el aumento de la presión y el estrés resultante provocan una disminución de la productividad, lo que lleva a un peor resultado. Así, al igual que la regla del 80/20, la curva de Yerkes-Dodson también predice que sólo una pequeña cantidad de esfuerzo conduce a una alta productividad. Sin embargo, el porcentaje restante sólo tiene un efecto menor en la productividad.

La ley de Pareto en la práctica

Este es un principio válido para cualquier ámbito de la vida, desde la educación hasta la vida privada, aunque se suele utilizar en la vida profesional porque es donde aumentan los plazos de entrega obligatoria. Sin embargo, también en la vida personal hay compromisos que hay que cumplir en el menor tiempo posible y de la manera más eficiente.

Aplicación del principio de Pareto

El principio de Pareto sugiere que cuanto más a menudo ocurre una acción, mayor es su impacto en el resultado.

Paralelamente, este principio también describe la «eficiencia de Pareto», que es un equilibrio en la asignación de recursos tal que, dentro de un sistema determinado, un individuo u organización no puede beneficiarse sin empeorar a cualquier otro individuo u organización. Esto se conoce como mejora de Pareto. Según este concepto, es deseable seguir haciendo mejoras de Pareto hasta que esto ya no sea posible, porque un beneficio para una persona haría que otra u otras estuvieran mucho peor. Cuando no se pueden realizar más mejoras de Pareto, se dice que se ha alcanzado la eficiencia de Pareto.

Otra aplicación del principio de Pareto es la regla de los 96 minutos, que dice que los trabajadores mentales deben hacer sus tareas más importantes durante este intervalo de tiempo cada día para mejorar la productividad.

El principio de Pareto: un ejemplo cotidiano

Imagina que te anuncian un invitado inesperado que se queda en casa unos días. Con su inminente llegada, no hay mucho tiempo para limpiar la casa. Mientras que normalmente tardas tres horas en terminar todas las tareas domésticas, en estos casos puede que sólo dispongas de una hora y media. Si sigues la ley de Pareto, deberías centrarte en los aspectos que más contribuyen a la comodidad de tus invitados, como limpiar las cosas y la ropa del suelo, poner los platos sucios en el lavavajillas o recoger las mesas. Dado que las zonas más utilizadas por los huéspedes suelen ser el salón, los dormitorios de invitados y los cuartos de baño, es mejor dedicar más esfuerzos a estas estancias que a la planta del sótano, por ejemplo. La limpieza de estas estancias contribuye en casi un 80% al éxito, mientras que el dormitorio principal y el sótano tienen poco o ningún efecto sobre el buen humor de los huéspedes.

«Más allá de la regla del 80/20: esta fórmula puede hacerte replantear la gestión del tiempo.»

Presentando a Kim.

Kim dirigía una exitosa empresa de servicios profesionales con una plantilla de 28 personas y clientes en una docena de estados. Pero cuando compartió conmigo sus objetivos para 2022, vi algo que me hizo pensar. Allí, debajo de sus objetivos de ingresos y beneficios para el año, estaba esta frase: «Eliminar 12 horas al mes de trabajo que no genera ingresos».

Kim pensó, comprensiblemente, que el trabajo más valioso que podía hacer para su negocio era aumentar el número de horas facturables, es decir, convertir algunas actividades que no generan ingresos en otras que sí lo hacen. Pero esto es un pensamiento equivocado. Por supuesto, las horas facturables crean valor en el sentido más fácil de cuantificar; Kim factura 325 euros por hora. Sin embargo, si se centra en convertir el trabajo que no genera ingresos en más horas facturables, se encontrará con un duro despertar.

El motivo es la conocida «regla del 80/20», también conocida como «principio de Pareto», que afirma que el 80% de tus esfuerzos produce sólo el 20% de tus resultados y el 20% restante produce el 80% de tus resultados. No es que no sea cierto -según mi experiencia y la de muchos otros profesionales, lo es, sino que esta regla se toma con demasiada frecuencia como una estrategia de gestión del tiempo: encuentra ese 20% y haz más de lo que consiste.

No es así. Para desarrollar un enfoque más riguroso y eficaz, hay que aplicar la regla del 80/20 a la propia regla del 80/20. Y para ello, se necesitan algunas matemáticas. Así es como funciona.

El «ABCD» de su semana laboral

Piénsalo así: ese valioso 20% sigue siendo un trozo de tiempo bastante importante. Si trabajas cinco días a la semana, es una jornada laboral completa. Así que, aunque pudieras consolidar todas tus actividades más valiosas en un solo día de trabajo, no tendrías la menor idea de cómo estructurarlo.

Para ayudar, piense en el hecho de que (en teoría, al menos) si el 20% de sus actividades producen el 80% de sus resultados, entonces el 20% de ese 20% produce el 80% de sus resultados. Por supuesto, podrías aplicar esta lógica indefinidamente y trocear tus días, horas, minutos y segundos en trozos supuestamente cada vez más valiosos, pero eso sería absurdo, así que no lo hagas. Pero esa ronda extra de multiplicación significa que el 4% de tu esfuerzo (20% de tu 20%) produce el 64% de tus resultados. Con una semana de 40 horas de trabajo, eso equivale a poco más de una hora y media.

Y si me aguantas un punto matemático más, puedes volver a aplicar esta distinción: significa que el 1% (el 20% de tu 20%) genera el 50% de tus resultados. Piénsalo, son unos 25 minutos que pueden generar la mitad de tus resultados.

Por supuesto, esto es puramente teórico, pero la teoría es útil porque ayuda a dividir su semana de trabajo en intervalos más enfocados.

  1. El tiempo «D» es el 80% del tiempo no utilizado, inútil, que sólo genera el 20% de los ingresos totales. Llamémosla «masa del 80%» y démosle un valor relativo igual a uno. Este es probablemente el trozo que Kim quería reducir mejorando 12 horas al mes de su tiempo. Tenía la intención de dejar de hacer tareas de poco valor, como responder a las preguntas de los proveedores que su personal podía manejar, o tareas administrativas de bajo nivel.
  2. El tiempo «C» es el 20% que produce el 80% de los resultados. Su valor relativo es de 16: una cuarta parte del coste, cuatro veces los resultados. Esto significa que cada hora de trabajo en modo C crea 16 veces más valor económico que una hora en modo D. Para muchas personas, esto incluye el trabajo remunerado, es decir, el tiempo que se dedica directamente a crear un producto o servicio. Pero aquí es donde la mayoría de las personas que se toman a pecho la regla del 80/20 suelen detenerse.
  3. El tiempo «B» es el mismo 4% que arroja el 64% de los resultados. Llamo a este tiempo el «punto dulce del 4%», y su valor relativo es de 64: una hora de tiempo B genera 64 veces más valor que el mismo tiempo dedicado a las actividades D.
  4. El tiempo «A» es ese 1% mágico que genera el 50% de sus resultados, un valor relativo 200 veces mayor que el tiempo D.

Todo el tiempo no es lo mismo

No, esto no es una ciencia exacta, y la mayoría de las actividades de las personas no se distribuyen automáticamente de esta manera. Pero es un punto de referencia valioso al que aspirar, y un recordatorio más concreto de una idea que el principio de Pareto sugiere de forma más general: no todo el tiempo es igual de valioso. Tres horas de su mejor tiempo un martes pueden producir un rendimiento mucho mayor que 30 horas dedicadas a tareas de poco valor el lunes, miércoles y jueves.

Aunque el tiempo «C» (20 en la regla del 80/20) puede proporcionarle un gran rendimiento, tiene que trabajar excepcionalmente para ganarlo. Y esta es la trampa en la que caen muchos profesionales. Intentan aumentar sus ingresos con más horas de alto valor, lo que suele traducirse en más horas totales, aunque suponga un aumento del valor total. ¡Pero más horas sólo te llevarán a más! La respuesta está en los tiempos «A» y «B».

Para mí, personalmente, el coaching de clientes -algo que hago dos veces por semana durante medio día – es el tiempo «C». Claro que esas ocho horas pueden generar cientos de miles de dólares en ingresos anuales, pero yo creo muchas veces el valor económico del tiempo «A» y «B». Y he descubierto que mi tiempo «B» incluye dar discursos de apertura ante grandes audiencias llenas de clientes potenciales, escribir libros o desarrollar sistemas y personal de la empresa.

Estas actividades ocupan mucho menos espacio en la semana laboral media, pero aportan proporcionalmente mucho más valor. Y mis actividades del modo «A» incluyen la toma de decisiones estratégicas de alto nivel, el desarrollo de relaciones clave y el desarrollo de mi equipo de liderazgo. Puedo mirar hacia atrás en una semana de trabajo típica y descubrir que sólo he dedicado unos 30 minutos a una de estas actividades y aún así saber que es suficiente.

Por lo general, la actividad «C» es la que le ayuda a producir, y las actividades «A» y «B» son las que le aportan nuevos y rentables negocios. Se trata de decisiones estratégicas que influyen en dónde invierte la empresa (¡y usted!) su limitado esfuerzo y tiempo para desarrollar las capacidades que la mantienen competitiva.

Combinar todas estas actividades en un segmento indiferenciado del 20% no le ayudará a gestionar el tiempo que realmente les dedica. Pero un poco de matemáticas puede ayudar.

Y antes de despedirme, quiero recomendarles uno de los mejores libros sobre la Regla de Pareto de Allan Deeb, The One Page Marketing Plan.

Allan Deeb escribió el libro Plan de marketing en una página para mostrar el «camino más corto hacia el dinero». El secreto clave de los exitosos y ricos es que saben identificar qué acciones son más rentables en su negocio. El autor mejoró el principio de Pareto al decidir que estaba un poco anticuado.

Se aplicó a sí mismo el principio de Pareto: multiplicó 80/20 por 80/20 y obtuvo una nueva y moderna regla: 64/4, cuya esencia es que el 4% del esfuerzo aporta el 64% del beneficio.

Así, es posible trabajar 25 veces menos, ¡y los beneficios caerán sólo un tercio! El autor considera que el marketing es uno de los puntos de aplicación en los negocios: mejorando este ámbito en tan sólo un 10%, es posible tener el efecto de aumentar los beneficios muchas veces. Un plan de marketing de una página consta de sólo nueve secciones y puede elaborarse en sólo media hora.

FAQ

¿Qué es la Ley de Pareto?

La ley de Pareto es una regla empírica que lleva el nombre del brillante economista y sociólogo italiano Vilfredo Pareto. Tras observar los guisantes plantados en su huerto (el 20% de los guisantes plantados en el huerto producen el 80% de la cosecha), dirigió su atención al principio de la distribución financiera en su país natal. El 80% de las finanzas están en manos de sólo el 20% de la población: los ricos. El otro 80% de las personas recibe el 20% de la riqueza. Sus observaciones sobre otros ámbitos de la vida y la economía llevaron a Pareto a crear la ley.

¿Qué es la Ley de Pareto en términos sencillos?

Su esencia es que el 20% del esfuerzo produce el 80% del resultado, y el 80% restante del esfuerzo sólo produce el 20%.

¿La ley de Pareto y el principio de Pareto son lo mismo?

Sí. También se le llama a veces la regla de Pareto, el principio de la vida 80/20, la regla 80/20, el método 80/20.

¿A quién se le ocurrió el principio de Pareto?

El economista italiano Vilfredo Pareto observó una vez que el 20% de los guisantes plantados en su jardín producen el 80% de la cosecha. Esto le permitió formular la regla de que el 20% del esfuerzo produce el 80% del resultado. El principio 20/80 puede utilizarse no sólo en el trabajo, sino también en otros ámbitos de la vida.

¿Qué es el principio de Pareto aplicado a las ventas?

Para los vendedores, el principio de Pareto, así como para los profesionales dedicados a las ventas, significa, por ejemplo, que para lograr el volumen de ventas necesario, es posible centrarse en la venta de productos no a todos los clientes, sino sólo a algunos de ellos. Así, la regla de Pareto le permite concentrarse en lo que es importante.

¿En qué caso se aplica la regla de Pareto?

La ley de Pareto muestra la relación entre el esfuerzo y el resultado. Suele aplicarse para optimizar. Se sugiere empezar por identificar los objetivos más prometedores, las herramientas más útiles, el modo más productivo.

¿Qué significa el principio de Pareto en relación con el tiempo? ¿Y cómo funciona?

En el ámbito de la gestión del tiempo, el principio de Pareto significa que el 80% del trabajo se hace en el 20% del tiempo, y el 80% del esfuerzo se dedica al 20% del resultado.

¿Cuál es la idea básica de priorizar según el principio 80/20?

El principio 80/20 establece que una pequeña fracción de la razón, insumo o esfuerzo, es responsable de una fracción mayor de los resultados, productos o ganancias. Por ejemplo, se necesita el 20% de su tiempo para obtener el 80% de sus resultados.

¿Cuál es el valor de la subcontratación según el artículo del principio 80/20?

El valor del principio de Pareto para cualquier proyecto es que te recuerda que debes centrarte en el 20% de las cosas importantes. De todas las cosas que haces durante tu proyecto, sólo este 20% son realmente importantes. Son los que producen el 80% de los resultados.


(Visited 149 times, 1 visits today)

Last modified: 10 de julio de 2022

(1 valoraciones, media: 5,00). Califica por favor, ¡me he esforzado mucho!
Cargando...
Cerrar